Seleccionar página

Política de precios, una de las decisiones más importantes en un proyecto online, ¿utilizo los mismos precios que en mi tienda física?, ¿los aumento porque tengo más gastos?, ¿los bajo para poder conseguir más ventas?…

La mayoría de los comercios a la hora de fijar sus precios usan una estrategia basada en los costes variables que tiene el negocio físico: Alquiler, sueldos, coste de producto…

Pero, ¿qué pasa con la tienda online?
Tienes que tener en cuenta que tu tienda online no hace competencia a tu negocio físico, es otra vía complementaria que te va a ayudar a conseguir más ingresos a final de mes mientras creas un negocio con futuro y partiendo de un presupuesto inicial pequeño.

Para poder definir una política de precios vamos a hablar primero de los costes directos y beneficios totales que tiene tu tienda online. Los costes directos de una tienda online son muy bajos, lo que permite tener unos beneficios mayores que una tienda física.

Caso real

Veamos un caso real de un negocio de alimentación:

TIENDA FÍSICA:
– Facturación: 9.000€
– Costes Fijos (personal, alquiler, suministros, publicidad): 3.560€
– Costes variables de producto: 4.500€
– Beneficios: 940€

TIENDA ONLINE:
– Facturación: 3.000€
– Costes Fijos (tienda online y publicidad): 139€
– Costes variables de productos, comisión por venta y gastos de envío: 1860€
– Beneficios: 1.000€

En este caso el dueño del negocio obtiene más beneficios con la tienda online que con la tienda física siguiendo la misma política de precios (duplicar el coste del producto), a pesar de facturar un 66% menos.

Al tener unos gastos fijos mucho menores en el entorno virtual, nos permite tener una política de precios más rentable. Esta es la razón por la que webs como Amazon, Ebay… tienen unos precios tan competitivos, no soportan muchos de los costes que tiene un negocio físico. Hoy no vamos a hablar del tiempo de dedicación pero si es importante nombrarlo porque es muchísimo menor en el mundo online ya que es la propia web y el marketing quien trabaja para nosotros.

¿Qué precios pones a tus productos?

Ahora eres tú quien tiene que determinar el precio con el que quieres comercializar tus productos online. La mayoría de negocios opta por seguir la misma política de precios que en la tienda física, ya que también sirve el entorno web como escaparate para clientes habituales del negocio.

Lo recomendable es realizar campañas específicas online para captar nuevos usuarios e incentivar el crecimiento del proyecto online ya que el margen de beneficio en el entorno online es mucho mayor.

Si utilizas una política de precios demasiado baja (por no haber realizado un estudio previo), seguramente obtengas muchas ventas, pero puede que te encuentres en un mal momento a final de mes.

Al final, nadie mejor que tú para establecer los precios dependiendo de las necesidades de tu negocio en el momento actual. En ocasiones necesitarás dar salida al stock de temporadas anteriores y tendrás que bajar los precios y en otras ocasiones querrás mantener los precios para no devaluar tu marca.

Lo más importante es entender que los costes directos en tu tienda online son mucho menores que en la tienda física y te permite tener un margen más grande con los precios.

Durante el periodo inicial de lanzamiento de tu tienda online siempre es recomendable tener ofertas atractivas para que el volumen de compradores crezca, pero manteniendo los precios de partida similares a tu tienda física y ofreciéndolo como oferta limitada. Aquí tienes un enlace a otro artículo relacionado con la puesta en marcha a tu tienda online.

Ten en cuenta que no existe una fórmula matemática con respecto al precio, es algo cambiante en función de las necesidades de tu negocio. Sin embargo, hay algo que siempre tienes que tener en cuenta, a donde diriges tu negocio y que puedes hacer para conseguirlo.