Seleccionar página

¿Sabías que lo que diferencia a un buen vendedor de uno mediocre es cómo muestra su producto al mundo? ¿Que el éxito de una venta no reside sólo en la calidad del producto? ¿Sabes cuánto importa la calidad de su imagen en Internet? Y esto, sólo se consigue con una buena fotografía del mismo.

Te diremos que entre los atributos por los que un comprador se decide o no a adquirir un producto, está la imagen en primer lugar, seguido de su precio y los gastos de envío del pedido. Si te paras a pensar, simplemente es una cuestión de lógica. Todas las cosas (especialmente la comida y aquellas que implican un gasto de dinero) entran primero por los ojos.

Como te hemos comentado en la presentación de esta Guía del Vendedor, verás como no necesitas una Réflex de última generación o un estudio fotográfico digno de Annie Leibovitz. Sólo necesitas precisión, gusto y sobretodo cariño por lo que haces.  Así podrás obtener un buen “espejo” en el que mostrar tus trabajos.

Sí, has leído bien, hemos dicho “trabajos” porque estos tips no se reducen sólo a la fotografía de producto. También se pueden aplicar a la fotografía de los servicios que realices en tu establecimiento. Si tu negocio se basa en peluquería, estética, arreglos, restauración etc, entendemos que tu punto fuerte reside en mostrar al mundo lo bien que haces un corte de pelo, unas uñas, la confección de cortinas o un chuletón a la brasa.

Esto es lo que queremos principalmente que entiendas. En el mundo digital e “internético” lo principal es visible para los ojos, todo lo contrario a lo que hemos aprendido en El Principito. No podemos oler, no podemos tocar. Todo lo que tenemos para mostrar y convencer a un posible comprador, es una simple foto.

Si quieres vender por internet (Cosa que sabemos que sí, quién puede resistirse a aumentar su facturación a golpe de clic…) debes de poner un poco de empeño en que tu imagen sea clara y transmita la esencia de lo que vendes. ¡Y nosotros vamos a ayudarte!