Seleccionar página

Ya te comentamos hace un par de semanas, la importancia de la fotografía de producto a la hora de vender en internet. Hoy queremos seguir en esta línea, dada la importancia y relevancia que consideramos que tiene. ¡Si es que sólo miramos por tu interés! Porque como dicen las abuelas, las cosas bien hechas, bien parecen.

Como esto es un mundo y el mundo tiene unas dimensiones infinitas, vamos a empezar por lo básico y te vamos a mostrar varios tipos de fotografía de producto para que tu escaparate online sea el más eficaz y efectivo del barrio virtual.

Lo primero y más relevante para ti, empezar por los beneficios que te reporta tener una buena foto de tu producto:

  • Muestra lo que vendes tal y como es.
  • Pueden apreciarse las dimensiones y atributos del mismo, lo que facilita al comprador situar el producto donde él quiera.
  • Evita posibles confusiones y por lo tanto, futuras devoluciones.
  • Provoca amor a primera vista y necesidad de ser adquirido por el comprador.

Y ahora, los tipos de fotografía más básicos que podemos realizar:

  1. Foto de estudio.

Consiste en la colocación de tu producto sobre un fondo blanco. Esto ayuda a la iluminación y a centrar la atención en el objetivo, que no es ni más ni menos que lo que estás tratando de vender. Se aprecian más los detalles y su simpleza es perfecta para que el comprador sepa exactamente qué está adquiriendo.

 

2. Fotografía de estilo de vida.

Tan importante es mostrar el producto tal y como es, como mostrar los sentimientos y sensaciones que provoca. Una rama imprescindible del Marketing es el “Marketing Sensorial”, que físicamente se realiza con olores o sonidos y virtualmente…imaginando que tu vida es mejor si tienes “X” producto.

 

3. Fotografía a escala.

Muestra principalmente la proporción del producto: Si es el tamaño que necesitamos o se escapa a nuestras pretensiones.

 

4. Foto de grupo.

Esta foto va orientada a los productos en conjunto, tipo juegos de café, cuentas, piezas de artesanía…lo hace más visual e imagina el “bouquet” al completo.

 

5. Foto del “packaging”.

El “packaging” es el continente del producto. Va enfocado principalmente a hacer más “cuqui” tu producto: Un packaging cuidado da valor y aporta sensaciones a la persona que lo recibe. Si tu continente es bonito o especial, debes fotografiarlo junto al producto.

 

6. Fotos del proceso de creación.

Si tu producto es artesanal, ¡cómo no vas mostrar el proceso que te supuso crearlo! Establece tal confianza y admiración en el comprador que cuando se ha dado cuenta…¡Zas! ya ha hecho clic y te ha comprado el producto.