Seleccionar página

Por muy bueno que sea nuestro producto, si no lo dotamos de un packaging que ofrezca imagen y una corporatividad, no seremos más que un pez en la inmensidad del océano. ¿Por qué es tan importante el packaging o embalaje del producto?

Precisamente porque la saturación y sobreinformación es pan de cada día: La competencia es altísima y la diferenciación es clave para poder ser escogidos por nuestros compradores. Por ello los beneficios de tener un buen packaging y que el consumidor te identifique por delante de tu competencia, son muchos. Te vamos resumir los más importantes:

  1. Aumento del valor percibido del producto. El comprador ya se ha “enamorado” de nuestro producto, ha decidido pagar un precio por él. En nuestra mano está confirmar que lo que le ha costado, es lo que vale.
  2. Hace que tu cliente te sea fiel. Un comprador, además de ser fiel al producto, también es fiel al “detalle”. Cosas que parecen insignificantes como la inclusión de una tarjeta deseandole un buen día, una muestra de producto son cosas que se “cuelan” en la mente del comprador. Y entonces volverá a hacerte una nueva compra.
  3. Mejora la comunicación de atributos del producto y su visibilidad. Cuando un producto tiene un diseño reconocible es más fácil para el consumidor poder identificarlo de un vistazo.

 

Bien, ya sabemos que debemos cuidar tanto la imagen de nuestro producto como la del embalaje que va en él. Ahora te vamos a dar unos pequeños consejos sobre cómo debe de ser un packaging bueno y atractivo:

  1. Limpieza. Colores neutros, si es posible acordes al color corporativo de tu empresa (si lo tienes).
  2. Doble funcionalidad. ¿Qué te parece que tu comprador, además de usar tu producto pueda usar también su continente? Una caja con dibujos para colorear, un recortable…Seguro que piensa en ti en una segunda vez.
  3. Comodidad. Tanto para ti como para la persona que lo recibe. Además, debemos tener en cuenta los costes de transporte y no “pasarnos” en medidas y peso. (más adelante te hablaremos de ellos, que también tienen su miga.)
  4. Personalización. “Hola Fulanito, gracias por comprar en JaBonito, deseamos que este lote de jabones “limpie” tu mente de estrés y puedas disfrutar de un baño relajante”. A veces, lo más insignificante puede ser lo más importante.

 

Estos conceptos básicos son esenciales a la hora de crear nuestro packaging/embalaje de producto. Recuerda que es tan importante lo que das, como lo que transmites. Para poder ayudarte aún más, te dejamos unas fotos a modo de ejemplo de packagings que nos han llegado al corazón, tanto por creatividad como por originalidad.