Seleccionar página

¡Bien! Ya te has tirado de cabeza a la piscina (olímpica) que supone el mundo virtual y has creado una tienda online con nosotros. Seguro que ahora tienes una sensación de vacío y abandono, como cuando terminas una gran serie o se acaba la temporada de rebajas y te preguntas…¿Y ahora qué?

Tranquilo/a, sólo tienes que hacer un poco de “keep calm” y confiar en que puedes y vas a hacerlo: Venderás tus productos a través de internet y nosotros te vamos a ayudar a ello. ¿Cómo? Creando precisamente esta pequeña “Guía del Vendedor” que iremos poco a poco llenando de artículos y consejos para que puedas optimizar tu tienda online.

Siempre nos referiremos a tu espacio en internet como tu “tienda online”, “escaparate virtual” y definiciones similares porque queremos que desde el minuto uno tomes conciencia de que eso es exactamente lo que es: Tu tienda en un lugar más allá de las fronteras del barrio. (Incluso del país si nos ponemos como si fuésemos de Bilbao…) Y que tienes que atender y mejorar poco a poco. ¡Empezamos!

Puesta a punto

  1. Completa adecuadamente la información de tus productos/servicios y política de empresa.

Tienes que generar a tu futuro comprador la misma o más confianza que si estuviera él allí contigo. Para ello, es importante que mantengas la información de tus productos actualizada y completa. (Medidas, composición, orientación de tallaje si es necesario, cuidados que requiere si los requiere…) También es vital que detalles cómo procedes ante devoluciones, qué ha de hacer el comprador en este caso y qué plazos existen. Es una manera de tranquilizarle y dejar claros todos los puntos que puedan dar lugar a conflicto.

  1. Sé cercano, crea tu propia historia.

Existe un apartado en tu tienda que te da la posibilidad de presentarte y contar lo que quieras sobre tu negocio…Así que ¡Adelante, aquí has venido a hablar de tu libro! 😉 Cuenta tu historia, crea un vínculo virtual con quienes te visitan. Al fin y al cabo, tu negocio es tuyo y nadie como tú puede hablar sobre él con más pasión y cariño.

  1. Da respuesta a tus clientes y posibles clientes

Una de las cosas que más odia un usuario de internet y posible cliente tuyo, es que no se le dé respuesta a lo que está pidiendo o consultando. Si te paras a pensar, es como si en tu tienda entrase una persona, te preguntase una duda y tú le dieses la espalda. ¿No harías eso nunca verdad? Pues en tu tienda online, tampoco.

 

Ahora, date a conocer en el mundo terrenal.

  1. Boca a boca.

La forma más primitiva del marketing, la más “barata” a priori…y una de las más efectivas. Empieza con tus amigos, familiares y clientes más fieles. Cuéntales que ya estás en internet, que pueden comprar tus productos cómodamente desde casa y así ellos puedan contarlo a sus amigos. Sin quererlo, tejemos una red de contactos bastante buena que te ayudará en tus primeras ventas.

  1. Haz carteles, ponlo en tu escaparate y redes sociales.

Algo tan sencillo como anunciar tu web en tu propio escaparate tiene un impacto brutal en tu futuro comprador. Primero entrarán sólo por curiosidad y luego, si tu oferta es buena, crearán un hábito o “repetición” hasta que compren aquello que necesitan. También compartir en tus redes sociales es una buena manera de dar a conocer tu nueva tienda online. Al fin y al cabo, va unido con el primer punto que te hemos comentado: Tus amigos y familiares lo verán y te darán muchos, muchos “me gustas”… 🙂

 

Por ahora, es suficiente. No queremos que te agobies ni tires la toalla a la primera de cambio, todo lo contrario. Cada semana te daremos pequeñas pildoritas para que vender online, te parezca sólo un juego de niños.