Conoce las maneras más prácticas para vender

Existen muchas posibilidades para utilizar Onbik y ganar dinero.
La Comunidad de Onbik y el Magic Button es una combinación infalible para vender.
Conoce casos reales de personas que agudizan el ingenio para sacar el máximo rendimiento a su proyecto.

El caso de Marta y su tienda online invisible

Marta es la gerente de una tienda de ropa en Malasaña. La crisis le hizo replantearse su modelo de negocio y buscó nuevas vías de venta, era reinventarse o cerrar. Invirtió una gran parte de sus ahorros en abrir una tienda online porque creía que era lo correcto. Sin embargo no tuvo el éxito que esperaba, sus productos no eran visibles para sus posibles compradores.

Empezaba a desesperarse. Se creó un perfil en Onbik y subió todos sus productos a nuestra comunidad. Marta es muy apañada y cuida mucho la estética de las fotos de sus productos porque en realidad, le encanta lo que hace. Eso hizo que los revendedores se interesasen por sus productos, en realidad eran fáciles de vender: Buenos, bonitos y a buen precio. Fue entonces cuando las ventas empezaron a llegar poco a poco y Marta encontró por fin su sitio en el mercado.

Susana, una gran vendedora pero con una oferta muy limitada

Susana es sin embargo, una auténtica profesional de las relaciones y sabe vender su producto como nadie. Su calzado es bueno y su asesoramiento está muy valorado entre sus clientes. Pero tenía una gran limitación y es que no podía abarcar toda la oferta que le gustaría tener. No tiene mucho almacén y alquilar un local nuevo le suponía un coste que no puede permitirse.

Su tienda online facturaba muy bien pero no podía satisfacer todas las necesidades de sus clientes y en ocasiones, eso le costaba perder alguno. Indagando, encontró nuestra web y empezamos a ser útiles para ella: Pudo incorporar a su oferta productos de otros miembros de la comunidad sin tener que comprarlos ni trabajar con más stock. Así Susana aumentó su catálogo sin inversiones nuevas y sus clientes ahora están más que satisfechos. ¡De hecho son sus mejores embajadores!

El caso de Manuel, el librero que desarrolló su negocio del 1.0 al 3.0

Manuel es uno de nuestros miembros que más ha evolucionado tecnológicamente hablando. Solo salía de su librería para acudir a eventos, ferias y actos de presentaciones de algún escritor.

Él todo lo hacía sobre papel y al principio era bastante reacio a probar suerte en internet. Un día se lanzó y vio que no era tan malo como pensaba: Ya no necesitaba cargar con kilos de libros a cada sitio que iba y que luego no vendía o justo no tenía los productos que les interesaban a los compradores.

Desde su perfil de Onbik enviaba carritos de compra personalizados a todas las personas que querían comprar un libro que en ese momento no tenía y así se aseguraba la venta en ese instante. Poco a poco y gracias a este método, se fue formando una base de datos importante y ahora tiene grupos de whatsapp, listas de newsletter a los que envía la última oferta o el último best seller del mercado. Manuel ha conseguido hacer crecer sus ventas, fidelizar a sus clientes y actualizarse a lo que el mercado demanda.

Ángel, un monitor de gimnasio que ha podido aumentar su nómina

Otro de nuestros miembros que ven en el deporte su negocio es Ángel. Es monitor de gimnasio y conocido por su implicación con los socios. Es personal trainer de casi la mitad. La realidad es que trabaja mucho pero gana poco y hasta ahora, se sacaba un dinero extra revendiendo productos de nutrición y suplementación.

Siempre lo hacía de una manera personalizada y pensando en el beneficio de la persona que acudía a él, por eso tenía un alto nivel de fidelización. Pero era un gasto de tiempo que le estaba empezando a pasar factura porque realmente no lo rentabilizaba. Encontró la manera de monetizar más y mejor y además, de ahorrar un montón de tiempo: Cuando las personas acuden a él, envía un carrito personalizado con los productos escogidos de sus proveedores que están en Onbik por Whatsapp y sin necesidad de tener que comprarlos previamente. En un solo pedido y con compra directa. Ángel no lo sabía pero esto benefició incluso a los socios del gimnasio, ya que ahora reciben los productos cómodamente en su casa.

La búsqueda proactiva de vendedores hizo crecer el negocio de Sara

Sara es una adicta al deporte y en concreto, al padel. Tanto es así que abrió su propia tienda dedicada a este deporte. Aunque no le iba mal del todo, su negocio crecía mucho más lento de lo que ella esperaba. Ella conocía a varios profesores y jugadores que confiaban en sus recomendaciones pero no era una red suficiente.

Conoció Onbik por casualidad, precisamente se lo recomendó un alumno hablando un día sobre el tema. Una vez que entró en la comunidad buscó y encontró personas interesadas en vender su producto y creó una confianza que le hizo ganar peso en la red y así incrementar sus ventas en el porcentaje que ella de verdad quería.

Javier, el profesional con el blog menos rentable del mundo

Todo tipo de negocios tienen cabida en Onbik. El caso de Javier es muy particular, es una persona con una visión de la vida nada común y eso le hace tener muchos seguidores en su blog. Él tiene una tienda de productos naturales, ecológicos y bio que adquiere en países como India o China.

Las ventas en su tienda iban regular pero sin embargo su blog crecía cada día más. Sus recetas, menús y consejos le hacían ser una auténtica influencia en su sector. Pero tenía muchos problemas para monetizarlo. En cuanto conoció nuestra comunidad supo que así sí iba a poder sacar rentabilidad a su trabajo: En cada entrada de blog incorporaba la compra directa del producto/productos de los que hablaba.

Antes, las personas se interesaban en sus productos pero luego los compraban en una tienda más cercana o simplemente, su interés desaparecía al no poder adquirirlos en el momento. Ahora, su popularidad sube a la par que sus ventas.

La “Instagramer” que empezó a ganar dinero de verdad

Alba es una adicta a las redes sociales y a las últimas tendencias en moda. Además, tiene un estilo que es innegable. Quiere dedicarse a eso y está invirtiendo mucho esfuerzo en ser una “influencer” en el sector.

Tenía un problema bastante importante y es que no estaba ganando nada. Recomendaba marcas, las personas le seguían por lo que ella se ponía pero como mucho, tenía alguna prenda gratis o las tiendas le prestaban la ropa para los eventos.

Buscando opciones para ganar más dinero, decidió entrar en la red de influencers de Onbik. Utilizaba las redes sociales para mandar por privado la compra directa de las prendas que llevaba en sus posts. No solo ganaba ella, también las tiendas para las que trabajaba vieron que sus ventas tenían un ligero crecimiento y comenzaron a contar más con ella para sus eventos.